Más Por Ellos

Más Por Ellos es una asociación sin ánimo de lucro creada por jóvenes españoles con el fin de promover empresas sociales y un desarrollo sostenible en el barrio de Kibera (Kenia). Su objetivo es cubrir las necesidades básicas a través de una plataforma de interconexión entre padrinos y apadrinados, e inculcar un desarrollo fruto de la creación de empresas sociales. Una empresa social es aquella que tiene un alto impacto social.

martes, 14 de enero de 2014

ARQUITECTURA MÁS POR ELLOS FASE 1: CENTRO DE ACOGIDA



Lo verdaderamente bonito de la arquitectura es la búsqueda de la solución de problemas: ver como encajar algo en un sitio, buscar los materiales necesarios, abaratar costes... Pero lo más bonito de todo es el objetivo final, la arquitectura tiene que ayudar a la gente a tener una vida mas cómoda. Es irónico como a veces nos olvidamos de eso y hasta conseguimos complicarla aun más.

Hace unos cuantos años no sabía a qué dedicar mi vida y quizás hoy siga sin tener claro absolutamente todo, pero por lo menos sé que estoy cumpliendo un sueño y que fluyo por el cauce que me dirige a buen puerto.

Siempre me atrajo la arquitectura sostenible y la arquitectura local de los que no han tenido la posibilidad de ir a la universidad para formarse  y aprender a construir y que por necesidad usan la lógica y logran construir sus propios hogares.

Boceto de las habitaciones de los niños
Quien me iba a decir que a los 23 años iba crear un edificio fruto de mi imaginación y con mis propias manos en Kenia con un fin tan bonito. Se trata de un sueño que no ha hecho más que empezar y que también está lleno de desafíos profesionales debido a mi poca experiencia.


En esta aventura me acompañan Verónica García (estudiante de quinto curso de arquitectura en el CEU) y José Alberca (Arquitecto y profesor de la UEM) el cual fue mi tutor en primero de carrera y con el que he tenido una buena relación desde entonces.

Verónica es una gran arquitecta y una muy bella persona. Aporta ideas frescas siempre con una sonrisa, con mucho empeño y pasión. Saca tiempo de debajo de las piedras para combinar este proyecto con su fin de carrera y es, sin duda, la mujer que todo proyecto arquitectónico necesita.

Desde la primera vez que entré en clase de José Alberca, supe que nos íbamos a llevar muy bien. José es muy suyo y una de esas personas con las que puedes pasar momentos extraordinarios. Él es quien nos indica el camino a seguir en el proyecto y el que nos incita a hacernos preguntas clave para que el proyecta vaya por buen camino sin desviarse. Sin duda, su profesionalidad nos es de gran ayuda y trabajar con el es siempre un placer.
Boceto del colegio de secundaria
La dificultad de este proyecto está en lidiar con las limitaciones económicas que conlleva ser una ONG que está comenzando su labor y dar con ese punto intermedio entre tradición y modernidad sin hacer algo que desentone con el entorno. Optimizar el espacio para el confort de niños, trabajadores y voluntarios no es un tarea sencilla. Ofrecer alternativas renovables para crear un centro sostenible es algo que no podemos dejar de lado y resolver la dificultad de la falta de infraestructuras de la zona mediante nuevos sistemas de saneamiento supone mucha dedicación. La puesta en marcha de este proyecto nos ha supuesto enfrentarnos a un entorno nuevo y desconocido para nosotros.


El proyecto arquitectónico de Más por ellos ha sido un reto que nos ha supuesto realizar una investigación profunda de la zona, de métodos de construcción y de tradición africana. Sin embargo, la finalidad de nuestro trabajo es tan positiva que en ningún momento hemos perdido el entusiasmo y la ilusión.
Espero ansioso el momento de ver que la última piedra esté colocada y confío en poder seguir construyendo mucho Más por Ellos.


PROGRAMA DEL PROYECTO


1º FASE(ORFANATO)

-comedor
-cocina
-almacén
-despacho
-cuartos para los trabajadores x3
-baños sanitarios
-cuarto para los voluntarios
-cuarto niños x2 con baños
-cuarto niñas x2 con baños

2º FASE (COLEGIO SECUNDARIA)

-aulas x4
-aula techada espacio abierto
-despacho


Álvaro Mesonero

SI QUIERES SEGUIR EL TRABAJO DE MÁS POR ELLOS Al MOMENTO, SÍGUENOS EN FACEBOOK (Más Por Ellos), INSTAGRAM (@masporellos) Y EN TWITTER (@masporellos).

martes, 7 de enero de 2014

Una oportunidad que no pude dejar escapar


Para comenzar este post, me parece acertado citar la primera frase de la última publicación del blog que hizo nuestro amigo y fundador de Más por ellos, Álvaro:

“La vida te da muchas oportunidades para decidir en qué es en lo que quieres gastar tu tiempo.”

Esta afirmación es una verdad como un templo, lo que no es tan cierto es que todos seamos conscientes de que esas oportunidades existen y están ahí a nuestro alcance. Por circunstancias de la vida, he tenido la suerte de ser consciente de que debía trabajar para saber quién soy y actuar en consecuencia una vez tuviera claro lo que quería y cual iba a ser el camino de mi vida.

Hace un tiempo, tuve la fortuna de exteriorizar una convicción que tenía escondida en mi interior. Cada vez que la ponía en práctica, me daba una paz que no había encontrado en ninguna otra parte: se trataba de dedicar mi vida al servicio de los que más lo necesitan y luchar por conseguir mejorar la vida de las personas.

Desde el día que tomé la decisión de ser consecuente con mi personalidad y vocación y comenzar el máster que curso actualmente de Cooperación Internacional al Desarrollo, vivo un sueño.

Escribo en este blog porque llevo desde el mes de octubre del 2013 trabajando con Más Por Ellos y formalizando mis prácticas del máster y finalmente, hoy es mi turno de presentarme. Mi nombre es Rocío y para el equipo siempre seré “la primera becaria” de Más por ellos.

Desde el primer momento me interesé por su trabajo,   comencé a seguirles y a enamorarme de su proyecto y sobre todo de su fe, fuerza y valentía.
Decidí escribir a Álvaro a Kenya para felicitarle por su trabajo y para decirle que estaba muy ilusionada en formar parte de su equipo. Su respuesta fue rápida y sus palabras estaban cargadas de motivación, alegría y amabilidad. En cuestión de días, el equipo se puso en contacto conmigo y desde el primer momento me sentí muy bien acogida aun habiendo estado mucho tiempo sin estar en contacto con los miembros del grupo que conocía hace años (Pedro, Meso y Álvaro).


Ni siquiera han pasado 4 meses desde que estoy en el equipo y la realidad ha superado mis expectativas. Las horas de mis prácticas obligatorias ya están formalmente cubiertas, pero lo que estoy viviendo desde que comencé a trabajar con Más Por Ellos es tan excepcional que veo imposible dejarlo y sentirme desvinculada de ello. Estoy viviendo una oportunidad y cada día visualizo con más ilusión el momento en el que me vaya a Kenya y pueda cohabitar con la razón de ser de nuestro trabajo.

Cuando Más Por Ellos comenzó, el trabajo se centraba mayoritariamente en el desarrollo de una idea y en la reflexión de cómo materializar un sueño. Álvaro, Pablo y Eric, desde Kibera, nos acercaban un poquito a la realidad tangible de nuestras labores fundamentales como ONG. En Madrid, se empezaron a llevar a cabo ciertos procesos de comunicación para darnos a conocer, tramitaciones de papeleos legales y quedadas interminables entre semana. La primera fase de la creación de algo tan maravilloso como es Más Por Ellos, ha sido de reflexión, de maduración, de compartir ideas y, lo más importante, de conocernos cada día más a nosotros mismos y a los demás miembros del equipo. Este tiempo ha sido clave y nos ha servido para dos cosas que considero destacables: en primer lugar, que hemos forjado un sólido equipo y que Álvaro tiene, hoy en día, la certeza de que no está solo y que siempre tendrá un apoyo incondicional de nuestra parte, y en segundo lugar, que tanto cada uno de nosotros como Álvaro, hemos logrado ver con claridad qué puesto, y qué responsabilidades podemos tener cada uno.

El 4 de enero el equipo de Más Por Ellos, cogimos un par de coches rumbo a los Montes de Toledo con el fin de tener una visión clara de la etapa que estábamos dejando atrás llamada “elaboración de la idea”, y dar un paso adelante para continuar con la próxima etapa, el “desarrollo de la idea”. Nos subimos en los coches para alejarnos del bullicio madrileño y celebrar la primera reunión y viaje del equipo de Más por ellos del año 2014. 
Sin perder el tiempo, nos pusimos cómodos en el salón y decidimos hablar de trabajo antes de comenzar a pasárnoslo bien celebrando los logros del 2013.

Meso nos enseñó emocionado, con una canción que parecía africana de fondo, los planos en 3D del orfanato. Sin duda ha trabajado con profesionalidad e ilusión, y el resultado nos dejó fascinados. No se nos quitaba de la cara una marcada sonrisa al pensar que lo que estábamos viendo en la pantalla, iba a ser la futura casa de muchos niños que hoy viven en la calle o en muy malas condiciones.


Era su turno, y Álvaro tomó la palabra y nos enseñó un Power Point presentando toda la estructura organizativa que iba a tener la ONG a partir de ahora. Desde ese momento pasábamos de ser un equipo verde, elaborando una idea para cumplir un sueño y sin unas tareas oficialmente definidas a nivel interno, a ser un equipo con una estructura dividida en departamentos y con unas tareas claras y elementales a desempeñar para el futuro correcto funcionamiento de Más por ellos. La presentación de Álvaro fue clara y extremadamente constructiva. Nos expuso el organigrama de la ONG, las funciones de cada departamento y la relación entre ellos. Hoy, cada uno tenemos muy claro dónde estamos, por qué y qué debemos hacer para que esto salga adelante.

Tras un rato de conversación, con alguna que otra cerveza en la mano y doritos para empapar, Pedro nos habló de temas de contabilidad elementales para que todo salga redondo.Ya con nuestras tareas terminadas, cenamos sin parar de hablar y de reírnos: espaguetis con una impresionante salsa de tomate y un brownie riquísimo cocinado por Elena.

Instalados en la chimenea, el buen ambiente que habíamos creado era inalterable y comenzaron los juegos de mímica, las conversaciones intensas sobre la vida y la religión y numerosos relatos y anécdotas personales de los cuales no consigo acordarme con total claridad. La noche terminó a las siete de la mañana y hasta las siete de la tarde del día siguiente, no se diluyó la alegría y las infinitas ganas que cada uno de nosotros tenemos de que Más Por Ellos entre en el 2014 por la puerta grande.



GRACIAS A TODOS LOS QUE NOS HABÉIS SEGUIDO Y APOYADO DURANTE EL PRIMER AÑO DE MÁS POR ELLOS. 
¡OS ESPERAMOS EN UN 2014 LLENO DE NOVEDADES, LOGROS Y ALEGRÍAS!

Rocío Fairén





martes, 17 de diciembre de 2013

Un cambio

La vida te da muchas oportunidades para decidir en qué es en lo que quieres gastar tu tiempo. ¡Sí, gastar! El tiempo no es infinito y dependiendo de cómo decidas aprovecharlo, te conviertes en una persona diferente. Supongo que como todo el mundo en algún momento de su paso por este planeta, también me hice las preguntas: ¿qué es lo que quiero vivir? ¿qué es lo importante en esta vida? ¿en quién quiero convertirme? ¿con qué sueño? Y decidí, poco a poco, quien iba a ser: un soñador práctico, aunque no sabía aun lo que eso significaba.



Hace cosa de un año que terminé de contestarme a esas preguntas y hoy es el momento en el que miro atrás por primera vez para analizar todo lo que ha pasado desde entonces. Encuentro momentos inolvidables, momentos duros, momentos de incredulidad, momentos de completa felicidad, momentos que te hacen pensar que la vida es un regalo que tienes que disfrutar… Me emociono al pensar todo lo que hemos vivido este año, todo lo que hemos aprendido juntos. 

Nuestros niños del programa de apadrinamiento
Hace cosa de un año, no podía imaginar que Más Por Ellos tendría 5 micro-créditos en marcha, o que daríamos acceso a una educación a 70 niños en uno de los peores barrios de África. No hubiese imaginado que Más Por Ellos tendría un terreno donde se está construyendo un centro de acogida para niños huérfanos de la capital de Kenia y que sería un grupo de arquitectos los que nos estuviesen haciendo los planos por amor al prójimo. ¿Quién me iba a decir que quedaríamos segundos en el concurso de emprendimiento de mi universidad con un proyecto de carácter social? ¿Quién me iba a decir que ayer estaría presentando nuestro proyecto en una clase del Master de Cooperación Internacional al Desarrollo de ICADE?¿Quién nos iba a decir que llegaríamos a ilusionar a Paloma en Bulgaria, o a Roberto en México?

El equipo de Más Por Ellos con sus premios en Cunef Emprende

Me pregunto que pasaría si no hubiese ido a Kenia en 2009, si no existiese Erick Kyalo Mutiso, si no hubiese aparecido Pablo por el mapa, si Carlota no apagase todos los incendios, si no hubiese tenido a un mejor amigo como Meso, si no estuviese Elena para hablar de lo que sea, si Pedro, si Nacho, si Pino, si Roció, si, si, si… Increíbles coincidencias pero todas ellas están dando lugar a algo muy grande. Las personas que componen el equipo de Más Por Ellos han decidido hacer un cambio en sus vidas, han decidido dar prioridad a una cosa tan importante como es hacer más por los demás. 

El éxito de una ONG es inmedible porque, por ejemplo, las oportunidades de trabajo o de educación son afectadas por cosas secundarias como los sentimientos y las sensaciones de vivir que tienen las personas a las que quieres ayudar. Un simple gesto, una simple sonrisa, pasear un día por la calle… Cualquier cosa puede ser un motivo de cambio y nosotros luchamos por potencias esos cambios.

Sueño con que dentro de unos años acabemos alfabetizando a todo Kibera, sueño con cambiar la vida de muchas personas haciendo más poderosos sus negocios, sueño con mejorar la salubridad de este barrio… He decidido llevar a la práctica mis sueños. No me voy a quedar parado, voy a poner mi granito de arena para mejorar el mundo. El tiempo no es infinito y con el esfuerzo de una sola persona no se puede cambiar nada, pero ya no somos una persona, somos 3200 personas que queremos hacer más por los demás. Mi mayor sueño es que todo el mundo haga más por los demás, que de prioridad a algo tan importante como es la generosidad y la solidaridad. Estoy seguro de que esta es la manera más efectiva de crear entre todos un mundo mejor. 

No sé con qué cosas soñáis vosotros pero os sugiero, para aquellos que no lo tengáis muy claro, que os toméis un segundo y penséis bien que es lo que queréis vivir, que es lo que queréis hacer. Llevad a la práctica esos sueños, disfrutad de la vida, no os quedéis parados. Si eso no es suficiente pensar en lo mucho que vosotros os necesitáis, que nosotros os necesitamos, o que ELLOS os necesitan. Vamos a soñar todos juntos!




Álvaro




SÍGUENOS EN FACEBOOK (Más Por Ellos), INSTAGRAM (@masporellosY EN TWITTER (@masporellos).

martes, 10 de diciembre de 2013

El Ubuntu de Mandela

La muerte de Nelson Mandela no significó para mi nada más especial que la de cualquier otra gran persona cuyo legado sobrevive a su propia existencia. La gran labor que Mandela realizó por su pueblo y por los Derechos Humanos es evidente pero África y 1992 son dos entes demasiado lejanos en la distancia y el tiempo como para que el conjunto de Mandela, apartheid, sufragio universal o Premio Nobel supongan algo especialmente relevante para mi. Aún así, supongo que como muchos, estos días he leído numerosos artículos y obituarios sobre la gran figura de la política africana de este último siglo. 

De entre todos los datos y obras de su vida que los periódicos destacaron, lo que más me llamó la atención fueron sus más de 25 años de cárcel, pero sobre todo, la entereza con que los soportó. Mandela entendía la existencia como un todo, en la que las individualidades son posibles en tanto en cuanto al conjunto y, consecuentemente, la meta última es el bien común; algo así como que cada uno es por y para la comunidad. Esta filosofía de vida, perfectamente encarnada por Mandela, recibe el nombre de Ubuntu.



Durante estos meses he seguido el progreso del equipo de Más Por Ellos. Poco a poco he visto como el esbozo inicial ha pasado a ser más que una simple ONG, o si acaso, una más cercana, con mucha buena energía que transmitir. Personalmente, creo que la buena sensación que irradia Más Por Ellos es lo que convierte a este proyecto en algo más cercano. En cualquier caso, sus objetivos –fundamentados en la consecución del bien colectivo– y la forma que tienen de orientarlos, me recuerdan, en cierto modo, a Mandela y su Ubuntu.

Tal y como presentan el plan de trabajo en Kenia, no solo ganan los sujetos directamente beneficiados por los microcréditos que Más Por Ellos puede otorgar, también lo hace la comunidad en que se desarrolla dicho negocio: como el costurero que, gracias a su nueva máquina de coser, ha podido crear varias prendas para que los de Mas Por Ellos las vendan durante las navidades en mercadillos benéficos y así poder reinvertir los beneficios en nuevos proyectos sociales en Kibera; o como el granjero que ha recibido un microcrédito para su negocio de cría de cerdos y que devolverá en especie para el provecho del futuro colegio a las afueras de Kenia. Casos como estos suponen ejemplos del éxito profesional de los que trabajan en Mas Por Ellos, además de una gran satisfacción para todos aquellos involucrados en el proyecto.

Y les envidio porque están viviendo su sueño, un sueño que comparten con muchas otras personas que sienten la necesidad de dedicar su vida a hacer el bien común. Saben que son una gota en el océano y que se van a encontrar muchas montañas en el camino. Como decia Mandela:


"La mayor gloria no es nunca caerse, sino levantarse siempre con más fuerza"


Más o menos esta es la conclusión a la que llegué después de leer sobre Mandela y Ubuntu, y así se lo comenté a Álvaro después de charlar y que me pusiese al día de sus últimos avances por Kibera. “Ponlo por escrito, colabora con una entrada para el blog”, me dijo. Pues bien, aquí está, supongo que es mi granito de arena o la mejor forma en que, dadas las circunstancias, puedo colaborar con este gran proyecto que es Mas Por Ellos. ¡Mucho ánimo y a seguir con el buen trabajo!

Pedro Quijano

martes, 3 de diciembre de 2013

¿QUIERES VENIR DE VOLUNTARIO?

Irse de voluntario a África es un privilegio no apto para todos los públicos. Me explico. La experiencia que vives es tan enriquecedora que jamás podrás olvidarte de ello. Seguramente aprendas más durante esas semanas/meses que en años de colegio, universidad, trabajo... Conocer una cultura diferente tan de cerca, ayudar a personas que realmente te necesitan, construir un puente, auxiliar a una persona enferma, sentir el cariño de niños que no tienen una familia y que buscan esa falta de todo en ti... Levantarte una mañana con ganas de cambiar el mundo e irte a dormir sabiendo que nunca lo lograrás pero que, sin embargo, has cambiado el día, y quién sabe si la vida, a muchas personas. Sentirte parte de algo mucho más grande que lo que has vivido hasta ese momento, sentir que estás haciendo el bien, sentirte parte del bien... No tiene precio, se queda dentro de ti y despierta algo que todos tenemos dentro, algo tan importante como la solidaridad humana.


Hay mucha gente que tiene ganas de ayudar y que lo que quiere es poner sus manos y sus conocimientos a disposición de la causa. Pero también hay mucha gente que, desgraciadamente, busca irse a África de "voluntariado" y hacerse un par de fotos con unos niños desnutridos, contarle a sus amigos anécdotas de lo que ha vivido y lo difícil y dura que ha sido la experiencia... O incluso gente que se va a África con la esperanza de encontrarse a uno mismo, pensando que cuando vuelva a su país de origen todo habrá cambiado. No nos engañemos.




Más Por Ellos nace convencido de que los voluntarios son la pieza fundamental del rompecabezas. Los voluntarios traéis ilusión, nuevas ideas, desprendéis ganas y entusiasmo, venís recargados de energía para regalar y, además, sois nuestros examinadores particulares. ¿Qué mejor barómetro para saber si uno lo está haciendo bien que una persona que viene de voluntario y conoce todos tus proyectos?

Pues bien si encajas y te ves con fuerzas para venirte de voluntariado estarás preguntándote que es lo que te ofrecemos y cuáles son los pasos a seguir. 






Ofrecemos 3 tipos de voluntariado:


VOLUNTARIO DE LARGA ESTANCIA: Este es cualquier voluntario que venga para quedarse más de 10 semanas. Si tienes una profesión que puede ser útil, aquí harás la labor adecuada a tu profesión. Si no, lo más seguro es que te involucres por completo en uno de los programas, es decir, que te dediques a los micro-créditos, que te dediques al apadrinamiento, o una vez construido el orfanato, trabajes como coordinador en uno de los programas implantados en Tala. No pagaréis alojamiento ni comida pero nosotros no pagamos billetes de avión ni un salario. Es un win-win-win situation (yo gano, tu ganas, ellos ganan :)

VOLUNTARIOS DE CORTA ESTANCIA: (durante el año pero NO en verano) Este es cualquier voluntario que venga para quedarse menos de 10 semanas. Estos voluntarios pagarán 30€ a la semana para cubrir sus gastos de alojamiento y comida. Hasta que se abra el orfanato, os quedaréis en el piso de Nairobi. Ayudaréis en todo, en lo que haga falta. Viviréis el día a día de crear una ONG desde cero, conviviendo con Pablo, con Eric y conmigo, haciendo lo que toque ese día. Una vez que este listo el centro de acogida (crucemos los dedos para que sea en Noviembre de 2014) os mudáis a Tala, donde se encuentra el centro de acogida. Siempre podréis venir a Nairobi (con previo aviso), y quedaros en el piso para conocer los distintos programas que desarrollamos en Kibera, o salir un fin de semana de la cotidianidad. En el centro de acogida ayudaréis en todos los quehaceres: tanto en limpieza, cocina, huerto, etc. Por las tardes ayudaréis a los niños huérfanos con los deberes del cole, desarrollaréis actividades de deporte, de lectura, de teatro... De lo que se os ocurra. Por las mañanas, cuando los huérfanos estén en el colegio, podréis estar ayudando a nuestra profesora de guardería que tendrá como pupilos a los bebés de la zona. El plan a medio-largo plazo es abrir una escuela politécnica en el mismo terreno (una especie de formación profesional sobre carpintería, agricultura, mecánica...).

VOLUNTARIO DE VERANO: Exigimos un mínimo de dos semanas y ponemos un máximo cuatro semanas. Se establecerán fechas de inicio y de final, y podréis decidir cuando venir: las cuatro semanas, las dos primeras o dos últimas... Siempre sabiendo el programa y teniendo en cuenta que los días que no estéis, os los perdéis. Estos voluntarios pagarán 300€ por el mes entero, es decir, 75€ a la semana. Los gastos aumentan, porque como vendréis en grupo, habrá que alquilar un coche para moveros de un lado a otro, hay que cambiar mucho los planes y dedicar casi el 100% del tiempo a vosotros. Por lo menos esto será así este verano. El plan es que los voluntarios os quedéis en el terreno, donde ya estará construida la casa de voluntarios. Las primeras dos semanas ayudaréis a construir el orfanato, los baños, la huerta..etc. Dividiremos el programa en dos grupos distintos, según el orden de llegada, y habrá una excursión al piso de Nairobi donde pasaréis tres días conociendo Kibera y los proyectos que tenemos aquí, visitaréis Nariobi, etc. También se realizarán excursiones de un día a zonas alrededor del terreno que merecen la pena ver!

Las segundas dos semanas, los niños de los colegios cercanos al terreno ya habrán acabado el cole, y la idea es montar un campamento de verano. Los voluntarios se dedicarán a esto. Por último, os damos la opción de hacer dos viajes: visitar el Masai Mara durante 3-4 días, el parque nacional más conocido del mundo, y uno de 5-6 días a la costa de Kenya. Estos viajes serán gastos extras que correrán a vuestra cuenta, pero serán viajes organizados por nosotros.


Los pasos a seguir son los siguientes:

1. Escribís un email a elenagfortun@masporellos.org con una breve descripción personal y especificando las fechas que queráis venir.

2. Elena, la Responsable del programa de voluntariado, os contestará lo antes posible y os mandará un formulario que debéis rellenar, escanear y mandarlo adjunto al email.

3. Una vez evaluado vuestro perfil y la disponibilidad de las fechas, os contestaremos dando el sí definitivo y enviando información en un PDF.

4. Deberéis revisar el PDF informativo con información sobre Kenya (moneda, horario, religión, cultura, comida, el tiempo y las estaciones), información sobre las vacunas necesarias, información sobre un seguro de viaje que recomendamos, información sobre lo que os tenéis que traer, etc.

5. Os enviaremos un documento de reglas y código de conducta del voluntario.

6. Al final de vuestra estancia, deberéis rellenar un cuestionario de 
evaluación. 

7. Os daremos la opción de escribir una memoria sobre vuestra experiencia, y a parte de publicar alguna en la página web, cuando tengamos muchas recopiladas, haremos un mini libro: Memorias de Más Por Ellos!


Esperemos veros pronto por aquí y compartir muchas experiencias con vosotros!


Álvaro



martes, 26 de noviembre de 2013

MWIKALI

‘’Banana, please, banana!’’ Y como casi siempre, sonrío, mirando de reojo y sigo caminando. Parece duro, pero así es como hay que actuar cuando te vienen 20 niños al día a decirte lo mismo. Si pudiese, y si fuese tan fácil la solución, no les compraría un plátano a cada uno, les compraría una plantación. Sigo caminando y siento como el niño me sigue, pero parece que a diferencia de los otros 19 niños de hoy, a este le cuesta mantener mi ritmo. Le miro, esta vez de frente. Por primera vez, la cara de un niño Africano no me dice nada. Su expresión y su mirada están anuladas. La felicidad, la tristeza, la esperanza, la curiosidad de los niños de este continente, en él han desaparecido. Y de repente, me salta a la vista un frasco de cristal que lleva en la mano. Pegamento. Miro a Eric y a Pablo; "Sí, hay muchos así, siempre están por aquí". No me lo puedo creer. Levanto la mirada y tirados encima de montones de basura, apoyados contra paredes, tambaleándose entre los cientos de personas que frecuentan Gikomba market; niños con frascos de cristal, niños sin mirada, sin expresión, niños de nueve, diez, once…años, niños que no tienen nada mejor por lo que vivir que estar solos en la calle buscando el placer del pegamento, niños colocados, drogados, niños que son adictos. Niños.


"Te doy un plátano si me das el frasco", le digo al niño que me sigue con un amago de intentar raspar la superficie de un océano profundísimo. Después de negarse varias veces, decide darme el frasco. Nada más tenerlo en mis manos, me lo intenta quitar con toda su fuerza. Desesperada por no dejar que este niño que parecía tener menos de una década de vida volviese a drogarse, me resisto a que me lo quite mientras le digo "Te doy un plátano, o los que quieras. Comida, pollo, por favor. ¿No lo prefieres a estar esnifando esto?" A lo que me responde: "No". 



Suelto el frasco y él lo agarra fuerte contra su pecho. Eric, Coco y Pablo me están esperando. Me están esperando y aquí yo no tengo nada más que hacer. Me doy media vuelta y con un dolor que hacía mucho tiempo que no sentía, sigo mi camino en busca de telas para llevarme a casa como regalos de Navidad. Eso es lo que voy a hacer.


Más por Ellos empieza a coger forma de una manera increíble en Kenya. Un día de trabajo del equipo de África empieza a las 8am y acaba a las 10pm como mínimo. El terreno ya está medido, los arquitectos trabajando, en el huerto ya crece maíz, lentejas, judías, mango, aguacates, frutas de la pasión…etc., el programa de apadrinamiento ya tiene a casi 90 niños en la lista y el de microcréditos, a tres clientes y a otros dos en camino. Recibimos e-mails de apoyo y de posibles voluntarios a diario y nuestros seguidores crecen sin parar. Esto nos da la fuerza y la ilusión para continuar con esto. Nos da esperanzas de que este sueño se haga realidad. Nos ayuda a confiar en nosotros mismos y en que aunque sea un granito, algo en este mundo estamos cambiando. 

"A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota". Madre Teresa de Calcuta 

Necesitaba venir. Necesitaba venir y vivir en primera mano el trabajo de campo. Necesitaba estar riéndome con Rafi, nuestro frutero de abajo, y Eric, mientras se retan a ver quien baila mejor. Necesitaba levantarme por las mañanas y acostarme por las noches feliz. Feliz de ver a Álvaro dedicar sus 24 horas al día a "Ellos" y ver que eso a él le hace feliz. Feliz por ver que Pablo ha decidido que esta será su vida a partir de ahora. Feliz de ver que Eric y un grupo de ‘muzungus’ comparten un mismo sueño. Feliz al ver, como dijo un amigo mío, que las personas con más problemas son las que más fácilmente se deshacen de ellos. 

Pero de la misma forma que yo necesito a África, África nos necesita a nosotros. Porque no todo es tan fácil. Los procesos, las leyes, el dinero, el ser blanco, el ser negro, los errores... Son todos los posibles baches que nos podemos encontrar por el camino. No es fácil tener que decir que no y saber ir poco a poco para hacerlo lo mejor posible. Esos niños de Gikomba market, no se pueden sacar de la calle tan fácilmente. Algunos tienen padres, otros no quieren ayuda, y los que quieren tendrán que pasar por un proceso de registro que puede tardar años. Estos niños necesitan nuestra ayuda como cualquier otro. No saben mejor. No saben que el placer que les da el pegamento se lo puede dar una pelota de fútbol, aprobar un curso escolar o un plato de comida caliente. No lo saben porque nunca lo han tenido. No es fácil saber que ahora mismo no podemos ayudar a estos niños. Pero tengo claro que algún día les sacaremos de la calle y les enseñaremos que pueden ser diferentes a lo que son ahora, que pueden dejar esa adicción y que pueden, y sobre todo, se merecen, tener una vida mejor. Como dice Álvaro siempre, con paciencia y poco a poco se harán más cosas y mucho mejor. Tendré paciencia pues, porque estoy segura de que por muy difícil que sea ayudar a estos niños, los brazos no se cruzan, se estiran y abrazan a los retos y alcanzan las metas. 

Me fui a Kenya con un billete de vuelta para una semana. Ese era el plan. Pero como ya dije una vez en este blog, los planes nunca se cumplen. Me vuelvo ahora porque tengo que acabar la carrera, pero me vuelvo, aún más segura (si cabe la posibilidad) de que mi vida está en África. 

"Dicen que soy héroe, yo, débil, tímido, casi insignificante, si siendo como soy hice lo que hice, imagínense lo que pueden hacer todos ustedes juntos". Gandhi. 

Muchísimas gracias por vuestra ayuda y vuestro apoyo, ¡así las cosas son mucho más fáciles!

Elena

martes, 19 de noviembre de 2013

Los guerreros del bien

Todo comenzó una cálida mañana de África. No recuerdo muy bien por qué decidimos ir a Makuyu. Makuyu aparece en mi vida mucho antes de que yo supiera que existía.


Álvaro, mi amigo, decidió irse a Kenia a hacer un voluntariado. Kenia le enamoró pero tuvo un problema con su orfanato. Mientras pasaban las semanas, el español se iba dando cuenta de que algo raro pasaba, los precios que los voluntarios pagaban por estar allí eran demasiado altos, y los niños no necesitaban tanto dinero. Hizo preguntas a Joffrey, que era la persona encargada del orfanato. A Joffrey no le gustaron sus preguntas así que decidió echarle. Ahí estaba Álvaro, en mitad de un campo africano por culpa de un corrupto que se quedaba con el dinero de los niños huérfanos. 

El equipo:

ERIC CHALO: Keniata de nacimiento, ha sido capaz de escribir para ayudar sus verdades de pobreza. ERICMAN es único.

ÁLVARO MUTUKU: Keniata de corazón, gracias a él la vida de muchas personas va a cambiar a mejor.

PABLO MUTUA: Rastaman al que le gusta cualquier cosa que mejore el mundo. Odia las que lo empeoran.

MARIA FERREIRA: Española que tiene un curriculum impresionante. Licenciada en dramaturgia, María escribe para una página web on-line. Es estudiante de psicología, fundadora de la asociación Karubuni Kenia, trabajadora en el hospital Coptic de Nairobi, y en los ratos libres echa duelos matemáticos con Waldo.

WALDO: Larguirucho, con barba y cara fina. Tiene el síndrome de Asperger, es muy listo para los ordenadores y estudió ingeniera biológica, pero tiene dificultades sociales para relacionarse. 


Waldo era nuestro conductor. Los otros cuatro ocupantes de aquel vehículo alquilado sabían de propios ojos que Joffrey era un corrupto. Yo era el invitado. Nuestra misión fue cambiando en su transcurso…

Habíamos llegado hasta la valla principal por un carretera preciosa que estaba rodeada de un verde intenso como el sol en lo más alto. Tenía una única dirección. Aparcamos y Eric se quedó en el coche.

Una vez dentro, la labor fue preguntar y grabar. Desde el primer momento, Joffrey se dio cuenta de que la go pro era una cámara y los falsos intentos de Waldo intentando explicar que era un cargador para la cámara, y que la auténtica estaba dentro, fueron ignorados. Cosas de Waldo… Apareció su mujer y yo me di cuenta de que las cosas estaban empezando a pasarse al lado de la alteración. Nos echó como había echado con mis compañeros tres años atrás. 

Y una vez fuera de la verja principal se volvió loco. Waldo seguía grabando la situación mientras nosotros, indignados, hablábamos a la cámara para recordar las sensaciones. Joffrey decidió cogerla y meterla por la fuerza dentro del coche que estaba a escasos 5 metros con el morro mirando y Eric en la parte de atrás. No pusimos demasiadas objeciones en este sentido pero cambiamos de opinión cuando se negaba a dejarnos subir al coche. 

A la voz de “ ¿Joffrey, quieres que te pegue?” Álvaro le empujó más fuerte de lo normal y cayó encima de unas rocas más grandes que una mano. Y, ya armado, vino a la parte delantera a quitarnos las llaves. Waldo forcejeaba con él mientras todos esperábamos que arrancase. Joffrey se quedó sin piedra, y fue en ese momento cuando Álvaro y yo salimos del coche para aprovechar la grieta en su defensa. Joffrey, mientras tanto, gritaba a su “soldier” que sacara la pistola. 

Con Joffrey neutralizado, corrimos al coche atemorizados por el posible disparo, mientras nuestro escudo de la suerte nos protegía y desviaba todas las piedras que Joffrey nos lanzaba. Nos metimos corriendo y con el ruido del motor que nos sacaría de la posible muerte encendido, asistimos en primera fila a “cómo Joffrey rompía nuestra Luna”. Fueron varias las pedradas que nuestra luna delantera recibió pero consiguió resistir lo suficiente para no caerse.

Foto de cómo quedó la luna tras las pedradas de Joffrey.

MARCHA ATRÁS!!!
Y fuimos marcha al seto. Con el coche calado y Joffrey acercándose con ganas de terminar la obra empezada, el pánico era el dueño del coche y los gritos de WALDO ARRANCA YA! cortaban el silencio. Arrancó y no frenó. El conductor, con una increíble serenidad en la cara, quería atropellar a Joffrey y solucionar el problema para siempre. Pero consiguió oírse a sí mismo, estoy seguro que sus pensamientos gritaban más que nosotros, y frenó. Marcha atrás, conseguimos salir de la carretera y decidimos con gritos de júbilo que debíamos ir a la policía…

Pensamos que no era buena idea ir a la policía de Makuyu porque Joffrey podía tener amigos dentro así que decidimos ir a Nairobi. Tras una larga espera en la comisaria, conseguimos que nos escucharan, pero nos dijeron que fuéramos a la comisaría más cercana a Makuyu y que les contáramos allí todo. Decían que si esperábamos a mañana sería más difícil detenerle así que, tras otras dos horas de vuelta, llegamos a una comisaria atendida por una señora que no nos hace caso, otra se queja de que acusemos de corrupción a la comisaría de Makuyu, otro viene nos entiende y nos escucha pero no cree que haya que hacerlo hoy. Y apareció el jefe, quién mirando el móvil intentaba comprender nuestra historia sin ser capaz de escuchar por estar borracho. Íbamos a irnos pero la misma señora que se quejaba de nuestras acusaciones de corrupción nos pidió 60 euros para acompañarnos a esa comisaria. Nos fuimos y dormimos en nuestra cama. Waldo y yo discutimos las 3 horas de vuelta sobre religión. 

Dos banderas ondeaban en el fondo de la habitación que ofrecía las vistas del Nairobi rico. La cónsul española muy educada e inteligente ella, nos dio su opinión. Que dejáramos la justicia en España y la verdad en nosotros. Ella utilizó otras palabras

Esta ha sido la primera historia de los GUERREROS DEL BIEN. En este capítulo, el MAL ha conseguido salir victorioso, pero se han reunido algunos de los mejores GUERREROS DEL BIEN y están viendo la mejor manera de derrotarle.

Ha habido rumores de que el BIEN está empezando a salir de la gente y que estamos reclutando GUERREROS para el combate. Yo confío

"Volvemos a la batalla", dice mi padre en la cocina después de desayunar... 

Pablo Pérez de Miguel



SI QUIERES SEGUIR LA ESTANCIA DE ÁLVARO, PABLO Y COCO EN KENIA AL MOMENTO, SÍGUENOS EN FACEBOOK (Más Por Ellos), INSTAGRAM (@masporellosY EN TWITTER (@masporellos).



martes, 12 de noviembre de 2013

Aterrizaje en Kibera

“La felicidad es interior, no exterior; por tanto, no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos.”


He creído conveniente comenzar mi relato con esta frase, ya que este sentimiento invade mi cabeza y corazón con más fuerza cada día. A lo largo de los años, he cometido múltiples errores que me han llevado a sufrir y hacer sufrir, cuando mi mayor sufrimiento era la falta de felicidad. Tenerlo todo no es ser feliz, sólo sientes esa felicidad en las pequeñas cosas.

Mi primer día paseando por las calles de Kibera abrieron una brecha en mi corazón al ver la tremenda pobreza con la que viven estas personas que, sin importarles su situación, sólo luchan por salir adelante cada día, siempre manteniendo una sonrisa envidiable. Me han abierto las puertas de su cultura, de su vida, incluso de su casa (al dormir en un pequeño cuarto construido con adobe al que llaman casa). Ofrecerme un plato de comida tan simple como el llamado "MATOKE" (plátano, patatas, tomate y cebolla) que para ellos es un lujo y que tan solo cuesta 1 euro, es un gesto tremendamente amable y bondadoso que es imposible no valorar. Es curioso descubrir que las personas que menos tienen son las más generosas. Sin tener nada, me han dado mucho más de lo que nunca me dará nadie. 

También es alucinante ver como se meten entre pequeños ríos de heces o entre montañas de basura que deben pesar toneladas, para buscar a diario cualquier cosa que les pueda proporcionar unas monedas. Tornillos, clavos oxidados, trozos de plástico o incluso zapatos rotos les sirven para venderlos en la calle. Saber que los niños optan por esnifar pegamento para eludir el hambre que tienen a diario al ser mas económico que un simple plato de arroz, te encoge el corazón. Viven bajo unas condiciones inhumanas y mientras, en remotos lugares del mapa, otras personas brindan con champán que solo la copa daría de comer a una familia entera, triste pero cierto.

Esto me hace dar cada día gracias a Dios por el privilegio de familia en la que he sido creado y sobre todo, de los lujos de los que he dispuesto, pero he de decir, que siempre bajo una educación de solidaridad y respeto al prójimo, puesto que somos privilegiados de tener lo que tenemos.

Para ayudar a estas personas no es necesario venir aquí y ver dicho sufrimiento en persona. Lo que es necesario es que TODOS seamos conscientes de esta situación, y que TODOS aportemos nuestro granito de arena para erradicar este castigo humano. Si lo piensas, cualquiera de nosotros podríamos haber estado viviendo en esta situación.

A ojos cerrados todo ser humano es igual en cuerpo, hagamos que también tengan un mínimo de dignidad al poder comer y vivir como personas.

Coco Díaz Merlo


SI QUIERES SEGUIR LA ESTANCIA DE ÁLVARO, PABLO Y COCO EN KENIA AL MOMENTO, SÍGUENOS EN FACEBOOK (Más Por Ellos), INSTAGRAM (@masporellosY EN TWITTER (@masporellos).

martes, 5 de noviembre de 2013

TAKE A WALK ON THE WILD SIDE

La reciente muerte de Lou Reed me ha llevado a volver a escuchar alguna de sus canciones más famosas entre las que sin duda está la clásica  Walk on the wild side y como muchas veces pasa, las canciones nos inspiran a pensar y a tomar conciencia de lo que está pasando.


                                               


Desde que Más Por Ellos comenzó a andar hace ya unos cuantos meses le he dado muchas vueltas al paso que decidimos tomar aquellos amigos en la terraza de Álvaro tomando unas cervezas. Ese paso era algo así como nuestro particular walk on the wild side. Cuando empezamos a trabajar en todo lo que se está convirtiendo Más Por Ellos sentíamos esa inocencia del que empieza y esos nervios de si verdaderamente estábamos haciendo las cosas bien. El trabajo ha dado sus frutos y poco a poco avanzamos hacia lo que esperamos que sea Más Por Ellos. 

Pero y aunque acabamos de empezar, creo que de vez en cuando conviene mirar atrás y valorar ese camino que hace tiempo decidimos tomar y que no era otro más que el nuestro propio, que poco a poco hemos ido recorriendo hasta llegar a dónde estamos hoy. Ese paso supuso tomar la decisión de tomar un walk on the wild side, entendido como lo desconocido, lo nuevo y sobretodo entendido ese walk on the wild side como el momento de comenzar a recorrer la senda que nos marcan nuestros sueños. Cuando hoy miro el caminito que hemos hecho valoro mucho el esfuerzo realizado por todos los miembros del equipo, las discusiones, los debates, las horas robadas al sueño, a los amigos, a los/as novios/as pero sobretodo valoro el camino que otros han hecho ya. Otros que en su día decidieron también recorrer su propio walk on the wild side y que hoy en día pueden mirar atrás viendo la senda recorrida y la huella que han ido dejando a su paso.

Más Por Ellos es apenas un embrión que esta comenzando a desarrollarse, pero tiene la suerte de estar recorriendo su propio camino salvaje. Ello nos llevará muchas veces a lugares complicados y difíciles de sortear pero ello también nos hará más libres y nos hará disfrutar más del camino que recorramos, que no será mejor ni peor que otros, será simplemente el nuestro.

Porque al fin y al cabo en esta vida todos queremos salirnos de nuestro área de confort y tomar ese walk on the wild side y nosotros que lo hemos hecho podemos decir que sin duda ha sido una gran decisión. Porque en el mundo hay muchos caminos que llevan a lugares preciosos, pero son caminos que ya están muy pisados y en los que hay mucho tráfico. Lo realmente interesante, no es llegar al lugar sino el camino que te ha llevado hasta él porque de ello dependerá tu valoración de la meta

Más Por Ellos decidió en Febrero de este año dar un paso a un lado y comenzar su propio walk on the wild side.

Así que homenajeando a Lou Reed os invitamos también a todos vosotros a que toméis vuestro propio walk on the wild side, porque lo importante es el camino.